Menú

jueves, julio 25, 2024

Seguínos

El Gobierno sigue en busca de US$ 15.000 millones y se prepara para recibir una nueva misión del FMI

El Gobierno recibirá en las próximas semanas una nueva misión del Fondo Monetario Internacional. Después del viaje de Luis Caputo y Nicolás Posse a Washington la semana pasada, la comitiva de técnicos de bajo perfil le dará el último vistazo a las metas del primer trimestre -que están virtualmente aprobadas-, y se espera que prosigan las negociaciones sobre el rumbo del ajuste, en medio de las gestiones oficiales para obtener US$ 15.000 millones.

«En mayo viene una nueva misión técnica del Fondo, no son figurones», confirmaron fuentes oficiales. Si bien la fecha de la visita aún no está definida, la octava auditoría está prevista para el 10 de mayo, según la agenda del staff.

Del resultado de esa revisión (fiscal, monetaria y cambiaria), depende un desembolso de US$ 800 millones. Pero antes habrá que cancelar compromisos: el martes vencen US$ 2.000 millones y al día siguiente US$ 845 millones.

Javier Milei viene de anunciar por cadena nacional un superávit primario del 0,6% en los primeros tres meses del año, 4 veces mayor al previsto en el acuerdo. La «hazaña» esconde un cambio de planes. Caputo le dijo al Fondo que el ajuste iba a ser repartido: 44% por mayor recaudación y 56% por el recorte del gasto. Sin embargo, después del fracaso de la Ley Bases, más del 80% del ahorro fiscal fue por licuar y pisar erogaciones, según Fernando Marull.

Mientras, el ministro de Economía sigue buscando fondos para reforzar reservas y levantar el cepo. La semana pasada viajó a la asamblea de primavera del FMI y mantuvo reuniones, donde aseguró que «no hay condiciones» para eliminar restricciones este año, ya que todavía están saneando el Banco Central. El vicepresidente de la entidad, Vladimir Werning, lo resumió en una «lección» del 2015: primero, el «ancla fiscal» y después, quitar el cepo. Al revés de Mauricio Macri.

En una presentación, Werning mostró que las reservas netas son negativas en US$ 4.000 millones, proyectó una inflación del 9% en abril y una caída del PBI del 3,4% en 2024, más profunda que la prevista por el FMI. Fue durante una charla organizada por el Bank of America, de la que participó también el subdirector para la región del FMI, Luis Cubeddu, quien caracterizó a Milei como un «pragmático». «Está aprendiendo políticamente, pero sus convicciones económicas no las negocia, con los meses va a ir aprendiendo”, dijo, según pudo reconstruir Clarín.

Si bien la misión a Washington no se tradujo en plata fresca, Cubeddu habría sugerido una alternativa: llegado el caso, el organismo podría sentarse a negociar y postergar pagos a futuro de la deuda en 2025, cuando ya no habrá desembolsos y vencen US$ 3.400 millones con el Fondo. Sería un alivio frente a los compromisos por US$ 6.000 millones que hay que pagar a los otros organismos multilaterales y bonistas. Pero suena lejano en el tiempo.

La desmentida de Pablo Quirno

El secretario de Finanzas, Pablo Quirno, desmintió esta semana en la red X que se esté negociando un préstamo con bancos europeos por US$ 5.000 millones, garantizado por el BID y la CAF. Lo que confirman fuentes oficiales es que «se está trabajando en conseguir 15.000 palos«. También le bajaron el tono a la visita a Washington. «No fueron a obtener algo ahí, no se volvieron con las manos vacías porque no iban a eso», explicaron.

Caputo y Posse se reunieron el jueves pasado con la número dos del Fondo, Gitah Gopinath, y altas autoridades del Tesoro de EE.UU, el principal accionista dentro del organismo. Aunque los anfitriones elogiaron el «impresionante avance» en la baja de la inflación y la acumulación de reservas, el FMI pide acelerar el ritmo de devaluación del 2% mensual, subir las tasas y reducir subsidios. También quiere ver si el Congreso aprueba la suba en Ganancias y la Ley Bases.

En cuanto al esquema cambiario, el ministro se comprometió con el Fondo a eliminar el dólar exportador (con liquidación del 20% al CCL) en junio, clave para controlar la brecha.

Ese mes también deberá presentar una hoja de ruta para eliminar los controles de cambios y vencen US$ 5.000 millones del swap con China. Por último, para fin de año, se espera que dé de baja el impuesto PAIS, el principal sostén de la recaudación, que en abril tendría un desplome mayor.

Caputo no solo batalla con los tiempos del FMI. También pesan las expectativas del entorno de Milei, donde parecen querer avanzar con mayor rapidez, pese a la falta de reservas. «Vimos mucha discusión abierta en cuanto a cuándo y cómo desarmar los controles, es un tema abierto», dijo un inversor que se reunió con diferentes funcionarios. El Gobierno también tiene prisa por subir las tarifas, otro frente de tensiones tras la puja con las prepagas y la marcha universitaria.

NE

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias